El descuido del Obrero

Cuando el Obrero se descuida espiritualmente y no le presta más atención a su comunión con Dios, el diálogo con el Pastor o la Esposa se hace cada vez más distante.

La oración, el ayuno, la frecuencia en las reuniones, la evangelización, en otras palabras el Calor de la Obra de apaga dentro de él.

Entonces comienzan a crecer pensamientos extraños, actitudes y palabras que no tienen un contenido espiritual bueno.

¡Esto por supuesto no sucede de un día para el otro!

Empieza de a poco, gota a gota, paso a paso, un pensamiento alimenta a una intención, una intención se convierte en un deseo, ¡y por último el deseo se convierte en pecado!

¿Por qué el Pastor me reprende diciendo: ¡Obrero, vigile, cuide su comunión con Dios!?

La respuesta se encuentra en el libro de Proverbios…

He pasado junto al campo del perezoso, 
y junto a la viña del hombre falto de entendimiento,
y he aquí, estaba todo lleno de cardos,
su superficie cubierta de ortigas,
y su cerca de piedras, derribada
.

Proverbios 24:30-31

Obrero, descuidar su comunión con Dios es el peor error que usted puede cometer. Por un descuido, muchos que un día brillaban dentro de la Obra hoy están apagados, sumergidos en las tinieblas de este mundo.

Orientación:

Analice su vida espiritual, ¡no de excusas por falta de tiempo!

En realidad el tiempo no le falta, tal vez no esté siendo bien administrado.

Pr. Guillermo Langeleotti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.