¿El barco se está hundiendo? ¿Qué hacer?

Para desarrollar tu Salvación, son necesarias 3 cosas que están íntimamente ligadas y cuya realización hacen toda la diferencia.

La Fe que Dios te dio es un pedazo de Él y es responsabilidad de cada uno de nosotros desarrollarla… y para eso, no hay ocasión mejor que cuando las situaciones son adversas, a ejemplo de tantos personajes bíblicos, como Abraham, Moisés, Daniel, Juan el Bautista… que, al servir a Dios con su Fe, fueron bendecidos y honrados. Pero, ¿cómo seguir los mejores ejemplos? ¿Qué hacer?

1º Escuchando, leyendo y Meditando sobre la Palabra de Dios

Pues sólo así, estaremos valorando la Autoridad que Él nos concedió y atribuyéndole respeto sobre todas las cosas visibles e invisibles.

Por ejemplo cuando los ángeles dejaron de escuchar la Voz de Dios y dieron oídos a la voz de Lucifer, su fe fue minada, sin que se dieran cuenta, pasó a ser usada en su propio provecho, en vez de ser para servir a Dios. Pues, al contrario de lo que muchos creen, la Fe nos fue dada para servir a Dios y no sólo a nosotros mismos, y cuando usamos la Fe a favor de nuestro prójimo, es como si estuviéramos haciéndolo para Dios.

2º Ejercitando la Fe

¿Cómo hacerlo? Sólo de una forma: practicando. Y tal práctica viene por la obediencia a lo ordenado, a lo pedido por Dios. Por eso, antes de exigir de Dios, empieza a cobrarte a ti mismo, si has obedecido a lo ordenador por Él. Porque Dios siempre cumple con lo Prometido. O sea, cuando nos cobramos a nosotros mismos el cumplimiento de lo establecido y de Dios lo Prometido, estamos, justamente, ejercitando nuestra fe.

3º Interpretando la Palabra de Dios en el Espíritu de la Fe Consciente

Muchos desconocen, pero la Biblia, puede ser, sí, interpretada a través de un espíritu engañador, de la fe religiosa, sentimental, emocional, que se hace la víctima, intimida, excluye o debilita… pero, ¿cómo interpretar la Palabra según el Espíritu de la Fe Consciente, o sea, por la Revelación del Espíritu Santo? Esto sólo ocurre cuando perseveramos (incluso en situaciones adversas) en la práctica – obediencia de la Palabra de Dios. Pues, cuando lo hacemos, estamos interpretando Su Palabra en la Fe Consciente. Y, al perseverar, no murmuras, no dudas y no te lamentas, pues, si lo haces, tu fe estará, ciertamente, siendo contaminada.

¡Dios es contigo, y yo también!
Obf

3 Comentarios “¿El barco se está hundiendo? ¿Qué hacer?

  1. Soy obrera de Trujillo-Peru muy furte!!! Pues solo si oigo la voz de Dios a traves de su palabra me podre mantener firme con El, pues la palabra genera obediencia la cual lleva a ponerla en practica pero para ello estar en espiritu y conciente para poder interpretar la palabra y oir lo que Dios habla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *