NUESTRO PERFECTO INFLUENCIADOR

info heading

info content

Iniciemos esta lectura haciéndonos dos preguntas:

  • ¿Hemos sido constantemente influenciados por Jesús?
  • ¿Hemos influenciado a otros?
  • El Espíritu Santo es la influencia más importante en nuestras vidas, pues Él nos inspira a creer en nosotros y en los frutos que obtenemos por medio de una relación con Él.

    Él nos explica, nos inspira y nos incentiva a progresar como padres, hijos, cónyuges, amigos, profesionales, obreros…

    Aquel que tiene su vida estancada, no puede declarar que ha sido influenciado por Él.

    Todos nosotros nos enfrentamos con cosas que nos traen felicidad y que amamos que formen parte de nuestra vida, y otras cosas que necesitarían ser cambiadas para que nos trajeran el placer de contar un testimonio de transformación.

    Muchos de nosotros hemos dejado de creer en posibilidades sobrenaturales, hemos mirado a algunos hechos de la vida y hemos sido tachados de inmutables, pero este pensamiento va en contra de lo que nuestro principal influenciador, el Espíritu Santo, nos enseña.

    Pues, es Él Quien dice que todo es posible al que cree. Por lo tanto, todo, exactamente todo es mutable, y es en los momentos en los que nos deparamos con nuestra debilidad emotiva que Jesús, con Su Palabra nos ayuda a encontrar respuestas donde no creíamos que había. Él nos lleva a ver nuestro potencial, Su grandeza, nuestra sociedad, cuánto Él está a nuestro lado para ayudarnos a ser mejores y, por medio de la fe, transformar nuestra historia de vida en verdaderos libros de milagros.

    No permitamos que el sol se ponga sin que, al contemplarlo, nos digamos a nosotros mismos: “Yo sé que mi Redentor vive. Él abrirá mis ojos, mi mente, mi entendimiento, además de que aquello que yo no puedo hacer, Él puede. Este es el principio de nuestra resiliencia, que es la capacidad de sacar fuerzas de adentro de nosotros para superar y vencer los límites; activando la certeza de ser aliados de Él podemos no solamente cambiar nuestra historia de vida personal, sino también ser usados por Él para llevar a otros a seguir nuestro ejemplo, el de alguien que es influenciado por Su Espíritu.

    Gislene Xavier

     

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *