EL VERDADERO PODER

 

Cuando recibimos una visita, le abrimos las puertas, la invitamos a que se siente y enseguida le prestamos toda nuestra atención, le damos credibilidad al oír sus historias y en ningún momento la dejamos sola, en la despedida sabemos algo más sobre ella, todo lo que quiso contarnos pasa a estar en nuestra mente, somos capaces de volver a contar su historia debido a la atención que le concedimos, y nuestro estima por ella crece, dado que le damos lugar para plantar semillas en nuestra mente. Pero, si al abrir las puertas la dejamos sola en la sala, no le prestamos atención y no la escuchamos, en la práctica no la estamos recibiendo.

Juan afirma en el capítulo 1 versículo 12 que “todos los que Le recibieron, a los que creen en Su Nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”.

Por lo tanto, todos los que reciben a Jesús, reciben de Él el poder y se convierten en hijos de Dios, solamente si le dan la atención debida al creer en Su Nombre.

Convertirse en hijo de Dios es un poder otorgado, Él nos hace comprender Su historia, dejamos de pensar con la voz del alma y comenzamos a escuchar lo que la voz del espíritu dice, Él pasa a ser nuestro consejero, instructor, un padre. Por esta razón, nos convertimos en hijos. Muchos, incluso, no se convirtieron en hijos porque no Lo recibieron, no se preocuparon por separar un momento para prestarle atención, meditar en lo que Él dice, abriéndole las puertas de los pensamientos, de las ideas para que Sus palabras sean plantadas en su mente.

En los momentos en que nos sentimos solos, sin saber qué hacer, este es el real motivo, no estamos escuchándolo, tal vez estemos como Marta, que sabía que Jesús estaba en su casa, pero en la práctica no Lo estaba recibiendo, dándole su completa atención.

¿Qué le parece si separa un momento para hacer una oración y hablar con Él sobre este versículo? Al fin y al cabo, no podemos aceptar tener un poder así y permitir que esté dormido dentro de nosotros.

Gislene Xavier

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *