El secreto de la victoria

Cuando vemos cómo Dios actuó en la vida de los hombres ungidos del pasado, nos da la curiosidad de saber cuál es el secreto de sus respectivos éxitos, ¿no es verdad? Sacrificio, renuncia, entrega total y completa en el Altar eran ingredientes que hacían que la fe, el coraje y la seguridad de que Dios jamás los dejaría solos en los momentos de tribulaciones, angustias, desafíos y peligros, aumente. Porque cuando todo parecía haber llegado al fin, Dios se manifestaba de forma gloriosa.

Esos hombres cuando se indignaban contra sus enemigos, el propio Dios poseía sus cuerpos y actuaba, porque la indignación los agigantaba de tal manera que ellos aplastaban a sus adversarios al punto de que no podían levantarse. David era así. Y ustedes, obreros, también deben ser así, en lo que respecta al diablo y a sus problemas.

Sadrac, Mesac y Abed-nego fueron hombres que se indignaron contra el rey Nabucodonosor, debido al decreto del rey de que se postraran ante la imagen que él levantó.

Pero si no lo hace, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses ni adoraremos la estatua de oro que has levantado. Daniel 3:18

Pero, vean el secreto de ese coraje y de esa seguridad en Dios para tomar esa actitud: ellos, junto a Daniel, no se contaminaron “…con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía… Daniel 1:8-16. Ellos eran diferentes, tomaron una actitud diferente a la de los demás jóvenes de la época. Eso significa, obreros, que cuando tomamos actitudes diferentes, no nos contaminamos con los manjares de este mundo y no bebemos su vino. Tenemos la moral y la autoridad suficiente para que manifestemos nuestra indignación con éxito contra el diablo y sus demonios. Ellos sacrificaron el banquete del rey. Hagan lo mismo, sacrifiquen los placeres de la carne y entreguen sus vidas en el Altar como una ofrenda. Sacrifiquen el vino de este mundo. Así, seguramente, Dios jamás permitirá que usted caiga en el horno encendido ni en la cueva de los leones.

Que Dios los bendiga.
Obispo Sergio Corrêa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.