Sin indignación no hay conquista

En medio de los obreros y obreras Dios está buscando a hombres y a mujeres indignados, como Josué y Caleb:

“…Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos. Números 13:30

“Si el Señor se agradare de nosotros, Él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. Por tanto, no seáis rebeldes contra el Señor ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está el Señor; no los temáis.” Números 14:8:9

Él está en búsqueda de indignados como el levita al cual su mujer fue violada por hombres de Gabaa, y tomó una actitud:

…Jamás se ha hecho ni visto tal cosa, desde el tiempo en que los hijos de Israel subieron de la tierra de Egipto hasta hoy. Considerad esto, tomad consejo, y hablad. Jueces 19:30

La indignación es el combustible de la fe y de la valentía. Un indignado pierde la noción del peligro, del miedo y avanza, toma una actitud, está decidido, es todo o nada, se lanza en la dependencia total de Dios, pone su vida, su todo y su querer en Sus manos.

Si usted es obrero/a, tiene el Espíritu Santo, es de Dios, entonces, ¿por qué tener miedo? ¿Por qué aceptar pasivamente la situación actual? ¿Por qué aceptar que las escrituras sigan en el papel? ¿Por qué tener una vida igual o peor que los vecinos, parientes, amigos, que incluso se burlan de su Dios? ¡Indígnese, ahora en el lugar donde usted escucha o lee este mensaje, como David lo hizo!

“¿Hasta cuándo, Señor? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás Tu rostro de mí? ¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma, con tristezas en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?” Salmos 13:1-2

¿Sabe hasta cuándo sucederá esto obrero/a? Hasta que usted deje de ser tibio y se vuelva caliente, salga de la duda y parta hacia la fe. Hasta que expulse la capa de religiosidad y haga lo que nunca hizo en el Altar.

Que Dios los bendiga.
Obispo Sergio Correa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.