La bondad que proviene del Espíritu Santo

corazon

Aquel que es bueno nunca mira solamente para sí mismo; sino en dirección del prójimo queriendo ayudarlo.

La bondad es una forma más de amor y en mucho se asemeja a la benignidad. Es tolerante, y no mide sacrificios para ayudar y hacer valer la fuerza del amor por su semejante, sin importar su raza, religión, sexo, edad, etc. Ahí podemos ver que es posible obtener este fruto, no solamente en los cristianos, sino también por cualquier persona que nada tiene que ver con el Señor Jesús. Mire, si esta modalidad de amor es posible para aquellos que no probaron el don del Espíritu Santo, cuanto más debe ser para aquellos que tuvieron una experiencia personal con Dios: ¡debe ser una obligación!

Aquel que es bueno nunca mira solamente para sí mismo; sino en dirección del otro queriendo ayudarlo. Aunque esté afligido, quien es bueno continuará mirando siempre en la dirección del otro, del afligido, con la intención de brindarle ayuda.

(*) Texto extraído del libro El Espíritu Santo, del obispo Edir Macedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.