¿Sed de conocimiento o sed de Dios?

Lea y medite en el mensaje de hoy

Biblia

El problema no es lo que usted no entiende de la Biblia, sino lo que entiende y no obedece.

En un mundo con tantas preguntas, ¿acaso las personas, realmente buscan practicar la Voluntad de Dios o simplemente quieren el estatus de conocedoras de la letra?

Observemos lo que está escrito: “… porque la letra mata, mas el espíritu vivifica.” 2 Corintios 3:6

Absorber buenas informaciones sobre Dios, el ahínco en estudiar teología, la imitación de referencias de fe o la gratitud por los milagros recibidos no son suficientes para la Salvación.

A fin de cuentas, la Palabra de Dios solo genera vida cuando sale de la teoría hacia la práctica. De lo contrario, mata, produce muerte, e incluso lo condenará en la eternidad.

Sin el espíritu que vivifica, podemos volvernos maestros como Nicodemo y permanecer en la ignorancia. Es decir, podemos leer, escuchar, estudiar y no comprender nada de manera espiritual y correcta.

¿Usted ya se dio cuenta de cómo el Señor Jesús les preguntaba siempre a los doctores de la ley: “… ¿Nunca leísteis en las Escrituras…?”?

Pero ¿cómo? ¿Qué pregunta era esa? Jesús sabía que esos hombres habían nacido escuchando las Escrituras, aprendían a leer con las Escrituras en las manos, iban a las escuelas especializadas en la Torá.

Tenían 40, 50, 60 años de experiencia con el Texto Sagrado, ¡pero sin ningún provecho en la práctica!

Ante este caos, ¿qué puede ser peor que toda una vida de engaño?

La religiosidad mata, sin embargo, la revelación del Espíritu Santo da vida y vida en abundancia.

No necesitamos saber todo de Dios, sino obedecer todo lo que Él nos muestra.

Son palabras duras, lo sé, pero ¿no es la verdad la que libera?

Núbia Siqueira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.