Yo reconozco

Lea y medite en el mensaje de hoy

Mirada

Todas las cosas buenas que sucedieron y suceden en mi vida son frutos de la acción del Espíritu Santo. Depender de Dios funciona. Esto lo compruebo todos los días. No soy lo suficientemente buena, por eso, no logro hacer nada sin la ayuda de lo Alto. Decir eso, para mí, no es vergonzoso, sino asumir una realidad.

Incluso para las cosas más sencillas, cuento con Dios.

Por ejemplo, aunque yo sepa conducir, cada vez que entro a un auto, invito al Señor Jesús a que venga conmigo. Si estoy por escribir un texto, Le pido inspiración. Si hago una comida, Le pido Su ayuda. Si debo orientar a alguien, Le suplico que me dé Sus palabras al hablar, y así sucesivamente.

Por esta razón, ¡no dude en llevarle su pedido! ¡Deje de vivir frustrado con sus limitaciones! Tan solo debe ser humilde para pedirle ayuda.

¿Quiere hacer una prueba?

Experimente llevarle al Señor Jesús todas sus dificultades en los próximos siete días. Si no cambia nada en usted o en las circunstancias difíciles en las que vive, venga aquí a decir que no funcionó. Pero, si cambia, cuente también su experiencia positiva.

¿Le parece?

Núbia Siqueira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.