¿Muchas más maldiciones que bendiciones?

Lea el mensaje de hoy y medite en él

manos

Si hablar sobre las bendiciones no ha causado un cambio en el pensamiento o en la conducta de las personas, quién sabe si hablar de la desobediencia a Dios no les despierta el temor.

¿Cuántas personas le temen a la maldición proferida por otras personas, pero no tienen ni un poco de recelo de la maldición que viene por la desobediencia a los mandamientos Divinos?

No toman en serio lo que el Altísimo dijo en Su Palabra, prefieren dudar de que Deuteronomio 28, del versículo 15 al 68, sea verdad.

Hay muchas personas que siguen con sus oídos espirituales tapados al apelo del arrepentimiento, así como los sacerdotes de la época de Malaquías.

Desprecio a la Palabra = maldiciones, maldiciones y más maldiciones.

Si la bendición, cuando reposa sobre alguien, genera Salvación, paz, salud, seguridad y tantos otros beneficios, la maldición, cuando alcanza al desobediente, genera múltiples dolores.

“Ahora, pues, oh sacerdotes, para vosotros es este mandamiento. Si no oyereis, y si no decidís de corazón dar gloria a Mi nombre, ha dicho el Señor de los ejércitos, enviaré maldición sobre vosotros, y maldeciré vuestras bendiciones; y aun las he maldecido…” Malaquías 2:1-2

Núbia Siqueira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.