Cuidado con la puerta abierta

Lea el mensaje de hoy y medite en él

mano

Muchas personas dejan la puerta de sus casas (vidas) abierta, pero, cuando el diablo entra y hace lo que quiere, se quejan.

¿Se entiende?

Darle brecha al diablo a través de la desobediencia a Dios, aunque sea en cosas pequeñitas, es abrirle la puerta para que haga lo que quiera en nuestras vidas.

Por eso, ¡no cedamos ante el pecado!

Núbia Siqueira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.