Buena memoria

Lea el mensaje de hoy y medite en él

sonrisa

La memoria es algo tan maravilloso que no debería desperdiciarse en recuerdos inútiles, ¿no es así? Ya que esta es económica y está programada para no guardar todo, debemos separar a diario lo banal de lo importante para construir nuestros recuerdos.

Recuerdo bien la época del prescolar y la dificultad para aprender a hacer la letra «g». Sin embargo, la sonrisa surge fácilmente al recordad la satisfacción de haberlo logrado.

Me sentí la mujer maravilla cuando memoricé las tablas y no me equivocaba más al multiplicar 9 x 7 u 8 x 8, por ejemplo.

¡Qué buenos son los recuerdos del primer beso con nuestros maridos, de la primera profesora, del primer empleo!

Estos recuerdos están fijos en nuestro cerebro.

No obstante, otros destruyen nuestro heroísmo mental. Por ejemplo, la contraseña del mail, el número de un teléfono, el lugar donde está la llave, el nombre de la persona que conocimos recientemente.

Somos humillados cuando ni siquiera recordamos lo que comimos el día anterior.

¿Por qué?

Decidimos casi automáticamente lo que es significativo o no. Optamos por decirle a nuestra mente que ciertas cosas son habituales y rutinarias y que no debemos guardarlas.

Sin darnos cuenta, en el amontonamiento de lo que no es importante, entró el último beso que les dimos a nuestros hijos, un nuevo aprendizaje adquirido, las personas que hoy nos enseñaron algo, y, de esta manera, creamos la maldita ingratitud en nuestra memoria.

Por eso, debemos aprender a resignificar nuestras memorias antiguas, pero también a guardar nuevas memorias de las cosas buenas que hemos vivido hoy.

P.D.: En mi HD de buenas memorias de Império, guardo una reunión especial. Esta fue la primera iglesia que conocimos en Portugal, en 1993. El primer día fue inolvidable, así como la primera reunión y las primeras amigas.

¡Fue muy bueno! Dios sigue siendo fiel, y hoy, en 2022, también es maravilloso ver a este pueblo, adorar con ellos y tener amigas especiales.

¿Construimos buenas memorias siempre?

Núbia Siqueira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.