¿Como se encuentra usted?



ojo

¿Cómo se encuentra usted? ¿Su vida profesional? ¿Sus sueños? ¿Su familia? ¿Su paz?

Sé que quiere avanzar, caminar hacia adelante, progresar en todas las áreas, pero para que eso suceda es necesario desarrollar una mentalidad adecuada, sin dejar que la rutina y las distracciones del corazón le impidan ver lo que realmente necesita hacer, pues el avance comienza hoy, ahora. No en el futuro como muchos se imaginan.

Es el momento de asumir las riendas de su vida y empezar a dar pasos rumbo a los sueños. Por eso, le dejo algunos consejos para que comience a avanzar ahora y en todas las áreas de su vida.

  1. No siempre las cosas suceden como a usted le gustaría que sucedan. Un problema puede transformarse en una semilla de oportunidad, depende de la forma en que lo vea y reaccione. Recuerde abstenerse de las emociones y enfocarse en transformarlas en un beneficio. Esté dispuesto a nuevas maneras de pensar y actuar, no se aferre al pasado, al orgullo o al miedo. Permítase vivir la situación y si es necesario cambie las actitudes, descubra nuevos caminos. Las actitudes producen resultados diferentes. Al actuar así, las adversidades se transforman en grandes testimonios para el crecimiento personal.
  2. Mantenga y desarrolle la intención de agradar a Dios, pues ella es el principio de una sociedad con Él. Todo lo que hacemos, ya sea lo que somos, cómo actuamos y lo que damos, solo será aceptado como una ofrenda espiritual si está de acuerdo con la intención de reverenciar Su dirección y Su existencia.
  3. Mantenga la definición del tiempo bien definida. Guarde sus energías para el presente, esté atento a las actitudes que tiene hoy. Para el futuro reserve el deseo, la intención de que la Palabra de Dios sea una profecía que se cumple. El futuro nace en el presente, a través de la intención, pero no debe quitarle sus energías. Por eso, siga confiando, hoy las cosas pueden no salir como las espera, pero tenga la seguridad de que los más grandes desiertos fluirán de su perseverancia, practique la habilidad de la paciencia y de la oración, pues ellas producen paz en medio de la guerra.
  4. Practique el desapego, despréndase de lo material, de su orgullo, incluso de su éxito. Estos vienen y van, no son permanentes. Sacrificar es una de las maneras más eficaces de practicar el desapego, de estar libre para nuevas posibilidades, no importa lo que usted ya posee, siempre existirá algo mejor para alcanzar. Cuando la persona se apega a algo, la mente termina limitada a lo que ya tiene, las intenciones y las creatividades no se logran ver y usted pasa a estar limitado a lo conocido, a lo material. Cuando hay un desapego basado en la fe es posible transformar lo abstracto en concreto. Las soluciones fluyen de los propios problemas, del propio desorden, del caos. Su visión se abre al campo de las posibilidades, de lo oculto a la manifestación directa del poder de Dios en la mente de quien lo hace.

“Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.
 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.” Romanos 8: 5-6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.