Al ser la carne enemiga del Espíritu,¿como vencerla?

puños

Lea el siguiente estudio bíblico basado en el libro de Gálatas.

Todos los que son de Dios presentan los frutos de Su Espíritu. Sin embargo, muchos confunden los frutos del Espíritu con las obras hechas para Dios.

Y en este punto, cabe señalar que todos los que realmente son de Dios hacen cosas para Él, pero no todos los que hacen son de Él.

Por lo tanto, no puede medir su relación con el Altísimo por lo que hace en Su Obra. Por supuesto que ayudar en las actividades de la iglesia, como llevar personas afligidas a las reuniones, puede contribuir al crecimiento espiritual, pero no son indicadores de que una persona tiene comunión con Dios.

El obispo Sergio Correa, responsable de los obreros, explica que muchos se confunden en este aspecto, porque piensan que al hacer bien el trabajo, que requiere la fuerza del brazo, es suficiente para tener una comunión con Dios y mostrar los frutos del Espíritu Santo, pero se equivocan.

Y enfatiza que la comunión se revela por la forma de vida que la persona decide vivir constantemente.

“Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. » Gálatas 5:16

El obispo explica que andar en el Espíritu es estar continuamente conectado con Dios; es dirigir lo que escuchamos, vemos, hablamos, pensamos (mente) y sentimos (corazón) al cielo.

Es una comunión permanente con el Altísimo, ya sea en la casa, en el trabajo o dondequiera que esté.

Y esta comunión es tan intensa que «a pesar de que esté hablando con otras personas, en su interior, en el fondo de sus pensamientos, está atento a la voz de Dios, a su regreso (que puede ser en cualquier momento), a Su Palabra, y a lo que el diablo está tratando armar a su alrededor», aclaró.

Aunque el diablo está alrededor (porque, dentro de ella están el Espíritu Santo y a su alrededor los ángeles), es necesaria una vigilancia constante para que él no se acerque y la devore (1 Pedro 5:8).

Al hacerlo, no satisfará los deseos de la carne, es decir, el deseo desmedido de bienes materiales, poder, ambición y codicia sexual.

Duelo de gigantes

“Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.» Gálatas 5:17

Imagine que dentro de usted viven dos gigantes. Uno se llama carne y el otro Espíritu. Ambos con deseos diferentes.

La carne desea el pecado, el Espíritu desea la santidad. La carne desea los malos ojos, la malicia, y el Espíritu desea los buenos ojos, la inocencia.

Cuando alguien lo lastima o lo contraría, la carne desea venganza, se inclina a guardar resentimiento; el Espíritu no lo hace, Él apacigua.

Por lo tanto, constantemente hay una guerra en el interior de cada persona.

Entonces, ¿cómo ganar, si la carne es enemiga del Espíritu?

perros

Para ilustrarlo mejor, el obispo Sergio Correa usa como ejemplo dos perros de pelea. Imagine que ambos están bajo sus cuidados. Uno es alimentado por usted con la mejor ración, además de hacer ejercicio diariamente. Mientras que al otro lo deja con hambre.

Cuando los dos se ponen en combate, ¿quién cree que ganará? Seguramente el que usted alimentó.

Entre la carne y el Espíritu sucede lo mismo: gana el que sea más fuerte.

El obispo ejemplifica que, sin darse cuenta, muchos han alimentado la carne diariamente.

El celular, por ejemplo, se puede usar para alimentar a ambos. Si lo usa para acceder a contenidos pornográficos, a mensajes que esparcen la discordia y la malicia en la iglesia, que incitan los chismes, que maldicen a ciertas personas, está alimentando la carne.

Pero si tiene cuidado de permitir que solo el contenido para la edificación espiritual lo alcance, el Espíritu se fortalecerá.

Y no solo con los Smartphone se necesita cuidado. También es necesario vigilar para que la comunión con Dios sea constante a través de la oración, de la meditación en Su Palabra y de la obediencia a Sus enseñanzas.

Núbia Onara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.