El mayor regalo

Las personas pueden darnos muchos regalos a lo largo de la vida, pero ninguno se compara a la confianza. Comprenda

Me siento muy honrada cuando alguien confía en mí. Porque las personas pueden darnos muchos regalos a lo largo de la vida, pero ninguno se compara a la confianza. Esta es un tesoro en las relaciones. ¡Pero es frágil! La confianza exige verdad, carácter y decencia.

Valore a la persona que confía en usted, siéndole, como mínimo, leal a ella. ¿Sabe por qué? ¿Qué más se puede esperar de alguien que no logra serle fiel al que con sinceridad depositó su fe en ella? Es triste, pero en un mundo de tantas traiciones, fingimientos e intereses propios, algunos valores preciosos se han perdido. Por eso, algunos matrimonios fracasan, amigos se separan, jefes se decepcionan con sus empleados y viceversa.

Seamos personas confiables, aunque el precio de esa virtud sea alto, y no sea valorizada por todos. ¡Decida siempre corresponder a la confianza que depositaron en usted!

Núbia Siqueira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.